Introduzca la palabra clave

Toldos y el ahorro de energía

Toldos y el ahorro de energía

Toldos y el ahorro de energía

El uso del toldo puede disminuir la temperatura en su vivienda de 2º a 5º en función de su color y de la hora en la que ha sido abierto. Permiten filtrar la radiación solar en las horas de sol directo evitando el calentamiento excesivo de la fachada y permiten que la luz entre cuando es necesario.

Antes de poner en marcha el aire acondicionado, es preferible desplegar un toldo para disminuir en unos grados, de entrada, la temperatura ambiente. Este sencillo gesto puede reducir el consumo eléctrico de un aparato de aire acondicionado entre un 30 y un 50%. Si además el toldo está equipado con un temporizador, se puede regular asimismo la temperatura interior durante el verano, eliminando la necesidad de utilizar el aire acondicionado durante buena parte del día.

Paralelamente, los nuevos conceptos arquitectónicos (edificio pasivo, vivienda positiva…) utilizan muchos ventanales para aprovechar al máximo el calor y la luz naturales. Pero es necesario moderar el grado de luz y calor necesario de estos ventanales para alcanzar un confort ideal. Es entonces cuando intervienen los toldos exteriores, que optimizan el impacto de la radiación solar, limitando así el uso del aire acondicionado y de la iluminación artificial.

PUNTOS IMPORTANTES PARA CONTRIBUIR A LA EFICIENCIA ENERGÉTICA:

1. Bloquean la radiación solar en verano (y la dejan pasar en invierno).

2. Bloquean la radiación solar en las partes del día que necesitemos.

3. Reducen la radiación reflejada generando sombra.

4. Permiten mantener la iluminación y la entrada de calor impidiendo el deslumbramiento.

5. Gestionan la iluminación, factor solar de forma automática.

DEJA TU COMENTARIO

Su dirección de correo electrónico no será publicada.